Causas más comunes del dolor de espalda

Existen muchas causas del dolor de espalda, y aquí te compartimos las más comunes. Y es que seguramente has experimentado esta molestia alguna vez o lo haces actualmente.

Si bien dormir debe ser una actividad reparadora que nos llene de energía al despertar, muchas personas han llegado a sentirse aún más cansadas después de dormir, a causa de un dolor de espalda.

Principales síntomas

El dolor de espalda puede aparecer con diferentes intensidades durante varios días, puede comenzar con un dolor que apenas percibes pero puedes realizar tus actividades con normalidad o como un dolor intenso que te imposibilita para llevar el día a día.

¿Cuándo es momento de ir al médico?

En ciertos casos de molestias en la espalda, puedes mejorar con el paso de los días y con algunos cambios en tu rutina diaria pero debes prestar atención a estos síntomas:

  • El dolor está presente durante más de una semana.
  • Comienza a ser difícil de soportar. 
  • El dolor comienza a extenderse hacia las piernas, provocando entumecimiento u hormigueo.
  • Pérdida de peso sin razón aparente. 

Causas

Aunque siempre es recomendable acudir con un médico especialista que realice los estudios adecuados para brindarte un diagnóstico certero respecto a tu malestar, hay algunos motivos que son causantes del dolor de espalda.

Aquí te compartimos algunos de los más comunes:

Edad. A medida que uno va envejeciendo, puede comenzar a sufrir de dolor de espalda, principalmente entre los 30 y 40 años.

Exceso de peso. Al presentar obesidad, la espalda es una de las partes de nuestro cuerpo que sufre más daño.

Levantar objetos de manera incorrecta. Al realizar esta acción poniéndole más carga a nuestra espalda en vez de las piernas, podemos sufrir lesiones causantes de este dolor.

Consumo de tabaco. El tabaco reduce el flujo sanguíneo, por lo tanto, nuestra columna vertebral deja de recibir los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. 

Estrés. Esta es probablemente una de las causas principales de este malestar, ya que al estar sometidos a estrés constante, no descansamos de manera correcta o adoptamos posturas de descanso que hacen que al despertar, suframos de un dolor que puede tornarse intenso.

Colchón. Al no contar con un colchón adecuado para cumplir con nuestras necesidades de descanso, nuestra espalda es la que sufre la mayor parte del daño y aún más, si nuestro colchón necesita ser cambiado.

Recuerda que nuestro servicio es 100% personalizado, por lo que tu descanso está asegurado. ¡Contáctanos!

Visita nuestra página de Facebook y cuenta de Instagram para no dejar pasar las novedades y promociones vigentes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *