Elige la almohada perfecta en 3 sencillos pasos

Para lograr un buen descanso necesitas principalmente dos cosas, un buen colchón y la almohada ideal. Es muy común que cuando compramos un colchón revisemos todas sus características e incluso, tengamos que probar su comodidad antes de tomar una decisión. Pero no siempre le damos la misma importancia a donde reposaremos nuestra cabeza cada noche.

Lo que debes saber es que para un buen descanso, nuestra cabeza, cuello y columna deben estar alineadas, pero hay otros factores que también debes tomar en cuenta, como la postura en que duermes, la temperatura y tu complexión física.

No hay una regla de oro para elegir una almohada, pero te dejamos algunos puntos que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

La posición en que duermes

Boca abajo: lo recomendable es que sea suave, no muy alta y de materiales muy finos, que te permita respirar bien y no apriete la garganta. Recuerda que la cabeza debe quedar alineada con el cuerpo, no más arriba.

Boca arriba: lo mejor es que su grosor y firmeza sean medios, lo importante es que le des un apoyo adecuado a la nuca y las cervicales, no debe ser demasiado blanda.

De lado: Si duermes de lado, necesitas apoyo en el cuello, si tu almohada es muy dura o alta, estará muy levantado, si es demasiado blanda estará por debajo de la alineación correcta. Lo ideal es una firmeza media y altura media-alta, pero claro, esto también depende de la estatura de cada persona.

El material de la almohada

Fibra: Las almohadas de fibra son ideales si eres muy caluroso, su material es cómodo, fresco y transpirable. Permite la circulación del aire y la absorción de la humedad. También se pueden lavar con facilidad.

Memory foam: Este material da un buen soporte a la nuca ya que se adapta a la forma de tu cuerpo proporcionando el un total descanso cervical. Lo malo es que generan mucho calor y no se pueden lavar en lavadora.

Materiales naturales: regularmente se hacen con plumas de oca o pato, este tipo de almohadas son muy blandas, por lo que son ideales para dormir boca abajo, pero no están recomendadas para personas alérgicas, niños pequeños o personas demasiado robustas.

Látex: el látex es un material fresco, transpirable y antiácaros. Ofrece un buen soporte, por lo que es ideal si duermes de lado, eres muy robusto o te mueves mucho durante la noche.

La complexión física

Cada uno de nosotros somos diferente y eso nos da necesidades diferentes, toma en cuenta tu peso, estatura y medidas, tu almohada debe superar el tamaño de tus hombros. 

Las almohadas más blandas, son mejores para niños o personas con bajo peso. Las almohadas con mayor soporte, son ideales para personas más robustas.
Ahora que ya conoces toda la información puedes elegir la mejor almohada para ti. Si te gustaron estos tips para tu descanso, tenemos muchos más en nuestro blog, como “tips para combatir el insomnio” o “Cómo mantener tu colchón en buen estado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ícono whatsapp